El Estado Islámico lanzó una campaña en 2016 para contratar traductores de español