Las tensiones políticas empañan la manifestación de Barcelona