Crece la tensión por los lazos amarillos en Cataluña