La tensión estalla en Barcelona