"Los de la tarjeta, peor que los de ETA"