Sáenz de Santamaría y su abanico: “Quiero un partido abierto”