Barcelona, una ciudad solidaria con las víctimas del atentado en La Rambla