El soberanismo sale a la calle bajo el lema 'Ni cárcel, ni exilio, os queremos en casa’