El soberanismo afrontará dividido el 21-D