Más de un tercio de los jóvenes valora más su 'smartphone' que a sus amigos