El asesino de la joven de Chella tenía una orden de alejamiento de una amiga