El Estado pagará directamente los servicios fundamentales de Cataluña