Los independentistas celebran la sentencia alemana de Puigdemont mientras Llarena medita si le juzga