La proclamación de Felipe VI provoca un día de selfies históricos