3.000 agentes vigilarán en el clásico Madrid-Barça