La secretaria de Estado de Deporte utilizó una sociedad limitada para cobrar sus derechos de imagen