Los secretos de Corinna, en manos de Villarejo