El presidente anuncia una reforma constitucional para acabar con los aforamientos