Una roca mantiene en vilo a una localidad asturiana