El Rey ganará en 2013 unos 300.000 euros brutos y el Príncipe, la mitad