Don Juan Carlos, indignado por no haber podido conmemorar las elecciones de 1977