La imagen del rey gana popularidad tras año y medio “al ralentí”