El rey no consigue cerrar filas