El rey y Rajoy despachan en Palma