La F1 en Valencia, un proyecto sin gasolina