El responsable de la mezquita de Ripoll desvela que el imán se marchó tras denegársele vacaciones de 3 meses