La crisis duplica el número de personas que piden la renta básica para vivir