El relevo de Maza: rápido y consensuado