El refugiado sirio al que la periodista húngara zancadilleó vivirá en Getafe