Un referéndum amparado por una ley que aseguran estar “por encima de todas las leyes”