Terceiro insiste en que las tarjetas black eran de representación