Los guardias civiles niegan el chivatazo a Granados