La 'prueba de confianza' de los Mossos: servir de diana para sus compañeros