La proclamación de Felipe VI será austera