Las prisas por secar los más de 100 kilos de TATP provocaron la explosión de la casa de Alcanar