El primer mitin del referéndum, a lo grande y sin complejos