Las ONG quieren el dinero destinado a armas