Fue el presunto agresor el que llamó a la policía para confesar el crimen