Un particular reserva el antiguo Matadero de Durango para el acto de los presos de ETA