Rosell ve "prácticamente imposible" alcanzar los objetivos marcados de déficit para el 2012