La preocupación por la clase política alcanza su cota más alta de la democracia