La preocupación por la corrupción se dispara por la Púnica, Matas y los viajes de Monago