La posible anulación de sentencias franquistas abre otro debate político