Los políticos independentistas pasan su primera noche en una prisión catalana