Los políticos están cada vez más expuestos a gritos, insultos y amenazas de muerte