Los políticos se desinflan los currículos