Los políticos de los ERE, en el banquillo