La política nacional se cuela en las autonómicas gallegas