Los policías forales que atendieron a las víctimas de Alsasua aseguran que "fue claramente una paliza"