La polémica restauración de la torre de Matrera podría ganar un premio